En el libro de Vicente Márquez "Los Archivos de La Fiesta en La Vila", según el cronista del diario "El Graduador" en fecha 2 de Agosto de 1876 se relata la fiesta de una forma muy especial, y de ella entresaco un párrafo que es de mucho interés para esta pequeña historia de la Artilleria Mora.

Dice el relato: --Cuando más tranquilo me encontraba columbrando la multitud apiñada, oigo un cañonazo y me puse a temblar, no por mí, sino por los artilleros. ¡Zambomba y que manera de hacer disparos!. Escapé de allí como alma de condenado por no poder resistir tanta pólvora en salvas, y al preguntar a quién pertenecía la palma de la victoria cuando concluyó la refriega, y cuantas bajas habían tenido ambos ejércitos, me contestó un buen hombre, que lo de la victoria era una broma, pero que dos cañones se habían pronunciado contra los que los manejaban y que sólo hubo cuatro o cinco heridos y contusos. No quise gozar más tiempo de las delicias de la fiesta, y salí de Villajoyosa con las manos en las orejas gritando "bienaventurados los sordos"--

Esto da pié a pensar, al igual que lo hace Vicente Márquez, que además de Compañías que pudieran haber ese año, ya estaban los Artilleros, puesto que en la batalla naval se habla de dos cañones. Es un dato muy significativo, y creo que ese año, como muy tarde, la Artilleria Mora ya estaba "dando guerra".

Pasamos a 1901, año en el que decidieron hacer fiestas porque en 1900 La Vila fue agraciada con el primer premio de la Lotería Nacional y se contaba con buen apoyo económico. El entonces cronista oficial Vicente Lloret Soriano "Campana" relata en su pequeña obra titulada "Reseña de Moros y Cristianos" el desarrollo de la fiesta en verso. En ella ya consta la Artillería Mora y su Capitán Melchor Orts, desfilando por las calles del pueblo con "seis cañones". Era alcalde Don Gaspar Mayor Morales. También aparece la Artillería en los años 1902 y 1926, aunque no tengo datos de quienes fueron sus capitanes.

En 1947, años de la coronación de Santa Marta, la Artillería estaba formada por un grupo de amigos entre los que se encontraban Don Jaime Marcet, Don José Mayor, Don Agustín Mingot, Don Juan Llorca, etc., capitaneados por Gaspar Tonda Aragonés, que repetiría capitanía en 1950. Este mismo grupo continuaría con la compañía, y en 1953, su capitán fue Agustín Mingot Lloret, en 1956 Don Juan Llorca Agulló, que después fue alcalde de Villajoyosa y fundador de la Asociación de Santa Marta en el año 1963. Le siguió como capitán en 1958 Don Jaime Marcet Segrelles, terminando el ciclo de estos amigos en la Artillería. También habían formado parte de este grupo José Santulario, Jaime Morales, Gaspar Llinares "el Content", Romá, etc.

En 1961, no habiendo nadie que se hiciera cargo de la compañía, desde el Ayuntamiento, Francisco Ramis nos llamó al grupo de amigos que formábamos la Penya Faves i vi, Joan Ronda, Bartolo Santapau, Pepe Cortés, Vicente Baldó, Vicente Lloret "el Torreta", Perfecto Hernández, José Esquerdo y un servidor, junto a otros amigos a los que llamamos para poder completar un grupo más numeroso y hacernos cargo de la Artillería. Esto fue dia 24 de Julio y al día siguiente teníamos que desfilar, así es que imagínese el lector la odisea de encontrar un local para ubicarnos, y recoger los trajes y las armas del Colegio Alvaro Esquerdo, traídos de la Casa Insa de Valencia. Al final todo se solucionó, quedaron contentos de nosotros y a partir de ese año la Artillería Mora ya ha estado en todas nuestras fiestas.

En 1963 se fundó, como he dicho antes, la Asociación de Santa Marta, y decidimos terminar con el alquiler de trajes y tener el nuestro propio. Elegimos el rojo y el negro como colores que nos caracterizaran y con ellos seguimos. A partir de aquí hablar de capitanes es tarea árdua, por lo que creo que es mejor hablar de los cinco reyes que ya hemos organizado. Pedro Llinares Belén "el Seroli", fuen en 1973 el primer rey de la Artillería Mora. Nunca habíamos tenido esa experiencia, y francamente estabamos preocupados, pero con muchas ganas y trabajo lo sacamos adelante. La carroza sobre la que desfiló la confeccionamos los miembros de la compañía, y su hija salió con él de favorita. Creo que cumplimos bien con nuestra obligación. El capitán ese año fue mi hermano José María Galiana Cardona.

El siguiente reinado fue en el año 1982. Yo tenía previsto, que si nadie nos pisaba la idea, el rey desfilaría sobre una alfombra. Lo que nunca imaginé es que ese reinado recayera en mi persona. Fui elegido por los miembros de la compañía y me puse manos a la obra para cumplir mis deseos. Llegó la fecha y desfilé como yo quería, sobre una alfombra. Mi hija mayor, Loren, me seguía bajo palio, y eso hizo que el desfile fuera diferente, cosa que agradó al público. Fue capitán Francisco Martínez Zaragoza.

En 1993 José Esquerdo Aragonés, fue proclamado rey por unanimidad de toda la compañía. Desfiló sobre carroza acompañado por su mujer Vicenta López y su cuñada Isabel, que al ser gemelas le daban un toque especial. Esta vez nos atrevimos con un boato más extenso y variado que también caló en el numeroso público, cosa que nos satisfizo sobremanera. Ya éramos veteranos. Fue capitán Jacinto Llorca Nogueroles.

Cambiamos de siglo, y de nuevo nos corresponde otro reinado. Año 2004, asume el cargo el artillero Miguel Domenech Martínez, tantos años unido a la Artillería. Nos planteamos que no podíamos bajar el listón, y nos metimos en la carretera a buscar todo lo necesario para poder desarrollar nuestras ideas. Llegó la fecha prevista y Miguel desfiló sobre una carroza tipo Alhambra, a la cual precedían cuatro módulos en los que iban su mujer Loli, y algunas amigas. En el itinerario había momentos en que la carroza principal y los módulos se unían, formando una pasarela por la que bajaba el rey a saludar al público, para el que también fue una novedad esta forma de desfilar. Otro año que cumplimos y quedamos todos muy contentos. La capitanía esta vez recayó en Jaime Llinares Baldó, que lamentablemente falleció un mes después.

El siguiente reinado fue en 2015, y asumió el cargo José Luís Mesas Rubio, que aunque residente en Valencia, es artillero desde la decada de los 70. La comisión de desfiles decidió que debíamos de contar una historia, y con la complicidad de José Luís, así fue. Se basó en el "privilegio de campanas", que consistía en que cuando un ejército asaltaba una ciudad, requisaba las campañas para fundirlas y crear armamento. Montamos un desfile guerrero, sin florituras, todo a base de torres de asalto, catapultas, arietes, carros de guerra, etc, y campanas, muchas campanas, que acompañadas por gran cantidad de músicos hizo que el desfile fuera "atronador". Desfile artillero de veras.

La ilusión de José Luís era desfilar caminando, y así se organizó. Acompañado de alfombras y campanas, caminó con una capa de 10m de longitud que le portaban sus caballeros. Le seguía una carroza que representaba parte de la capilla de Santa Marta, derruida tras el ataque, en cuyo interior se vislumbraba la gran campana de oro llamada "la Voz Suprema", base de la historia que se contaba en el boato. Le precedían su mujer y sus hijas en una elegante carroza vestida con telas de diferentes colores.

El rey iba acompañado por una banda con 80 músicos y una coral formada por 20 mujeres, al son de la marcha Santiago Capitán Abencerrajes, dirigidos por el propio autor, al que se unieron, en el último tramo, los 50 músicos de la Banda Primitiva de Palomar, que habían desfilado con la escuadra de hombres de la compañía. El resultado fue una banda de 150 plazas en la zona de la tribuna de autoridades y en el sector festero, creando todo un espectáculo. De nuevo nos sentimos contentísimos sabiendo cumplida nuestra obligación. Esperamos, eso sí, continuar trabajando por y para la fiesta, aportando nuestro grano de arena, o en nuestro caso, de pólvora, como buenos artilleros.

JAIME GALIANA CARDONA

Contacta con Nosotros

C/ Ciutat de Valencia Nº 27 - Villajoyosa

info@associaciosantamarta.org

+34 608 932 918